Etiqueta: Vacaciones

Claves para unas vacaciones felices

Emprendemos el periodo de descanso por excelencia: el verano. Los estudiantes no tienen clases, los trabajadores mayoritariamente toman su tiempo de merecido descanso, las familias buscan un tiempo de veraneo en la playa o en reuniones familiares. No obstante las vacaciones, para algunos, puede ser un periodo de conflictos por no saber gestionar adecuadamente ese periodo de ocio. Por tanto apunto unas claves para que este tiempo sea positivo y nos ayude a ser felices.

ser positivo vacaciones felices Seguir leyendo “Claves para unas vacaciones felices”

Anuncios

¿Terminar o ilusionarnos con algo nuevo?

jesus marrero puesta de solMuchos estamos a punto de terminar nuestras vacaciones. Las redes sociales, los noticiarios, se llenan de “vueltas a la rutina”, “estrés post vacacional” y otras lindezas que en nada nos ayudan. Al finalizar la temporada de descanso me gusta motivarme con lo que empieza más que pensar en lo que hemos dejado atrás. Es lógico que dejar atrás un periodo de tiempo agradable en el que hemos disfrutado de cosas distintas y divertidas no le gusta a nadie, nos encantaría que se prolongara unos días más, pero no va a ser así.  Precisamente porque en la variedad está el gusto y porque, de la misma manera que trabajar de forma continua, sin ningún tipo descanso, es nocivo para la salud, también, creo, es negativo para nuestro bienestar unas vacaciones perpetuas. De hecho, nuestros mayores, en algunos casos, se sienten mal y desarrollan enfermedades que se vinculan a dejar de estar activos, cuando se jubilan. Seguir leyendo “¿Terminar o ilusionarnos con algo nuevo?”

Cerrado por vacaciones

cerrado por vacacionesLlegó Agosto, el mes de las vacaciones por excelencia. Medio mundo se para para descansar. En los organismos oficiales casi no hay atención al público, los servicios acortan su jornada y, por si fuera poco, las asistencias sanitarias también se reducen drásticamente. Es curioso ¡en vacaciones no enfermamos! o, como mínimo, enfermamos menos. Lógicamente, no vamos a desperdiciar nuestro periodo de descanso para ir al médico. La idea de “cerrado por vacaciones”, también se ha extendido a la actividad personal y parece que es obligado no hacer absolutamente nada en vacaciones, salvo aquellas cosas que dicta la moda: viajar o acudir a algún lugar de vacaciones, ponerse moreno y estar guapísimos/as. Seguir leyendo “Cerrado por vacaciones”

Eliasú ¿Eres tonto o persigues los aviones?

Eliasú se hospeda muy cerca del aeropuerto y cada tarde sale a pasear con la intención de “tocar las ruedas” de algún avión. Ciertamente, las aeronaves pasaban muy cerca de hotel y justo por encima de un paseo peatonal que bordea todo el recinto aeronáutico. Algunas personas se concentraban cerca de la cabecera de la pista con la finalidad de estar a pocos metros de un avión en vuelo. La sensación es increíble. Una luz que se aproxima, un ruido estruendoso, ensordecedor y unas turbulencias que hacen perder el equilibrio. IMG_0024

Muchas tardes Eliasú regresaba frustrado, porque mientras caminaba hacia la cabecera del aeropuerto, aterrizaban muchos aviones, pero cuando ya llegaba allí no pasaba ninguno. Entonces decidían caminar por el paseo paralelo a la pista de aterrizaje, pero mientras transitaban por este lugar, no despegaba ningún avión que era lo impresionante por esta zona. Precia como si estuvieran siempre en el lugar equivocado. Pero no era cierto. Correr detrás de los aviones es de locos, le había dicho alguien hace ya mucho tiempo. No persigas tus sueños, no corras… ya llegará lo que te mereces… Seguir leyendo “Eliasú ¿Eres tonto o persigues los aviones?”

Eliasú y su aventura en La Graciosa

Las vacaciones iban terminando. Durante toda la estancia debatieron en familia si viajar o no a La Graciosa. Para visitar esta isla había que realizar un viaje en barco, una travesía que dura unos veinte minutos. Los miembros de la familia, las veces que habían tomado barcos para desplazarse entre islas, habían mareado, por eso le estaban dando muchas vueltas al asunto. Finalmente, durante la visita a la capital, Arrecife, compraron pastillas para el mareo y decidieron que irían a ver la única isla habitada del archipiélago chinijo.

Panorámica de La Graciosa
Panorámica de La Graciosa

Por cierto que la visita a Arrecife no dio grandes sobresaltos. Bueno, lo que se dice un salto si que dieron en una banda sonora camino de Costa Teguise que el conductor no esperaba y que al tomarla a gran velocidad, saltaron un poquito. La estancia en capital transcurrió entre las visitas a los castillos y a la iglesia de San Ginés. Primero por la Avenida Marítima, luego por la zona comercial, atravesando la ciudad por calles interiores buscando sombra, puesto que el día era muy caluroso. En coche visitaron el Museo de Arte Contemporáneo, ya que está alejando del centro. Seguir leyendo “Eliasú y su aventura en La Graciosa”

Trauma post-vacacional

Seguramente es una de las cosas de las que más se habla en estos días. Al finalizar las vacaciones, con la vuelta al trabajo, algunos experimentan algún tipo de estrés al incorporarse nuevamente a las tareas cotidianas. También creo que cada año me repito en esta reflexión al llegar septiembre. Porque, aunque es lógico que nos cueste adaptarnos a la nueva situación, hablar de estrés, trauma, me parece algo exagerado. ¿Hubo estrés, trauma, cuando empezaron las vacaciones? Si no ocurrió en el comienzo del periodo estival, que también supuso un cambio de horarios, rutinas, etc., no debería haberlo ahora.

Lógicamente hay que dejar de lado las situaciones en las que, por la delicada situación económica que atravesamos, la dificultad en las empresas, la inestabilidad laboral, haga que algunos recomiencen su periodo laboral sin saber a ciencia cierta cuál es su futuro. Ahí, lógicamente, el estrés está más que justificado. Sin embargo, es bastante poco comprensible cuando se trata de alguien que tiene su trabajo asegurado y simplemente tiene que empezar de nuevo, hable de problemas para incorporarse al trabajo.

Los problemas de la vuelta al trabajo están relacionados con falsas creencias que, desde muchos ámbitos, se nos han dado como buenas. Se trata de una serie de afirmaciones que van modelando nuestro pensamiento y, al final, terminamos creyendo en cosas absurdas. ¿Es mejor estar ocioso que trabajar? Algunos responderán afirmativamente, sin embargo, está demostrado que el trabajo, la ocupación, el desarrollar alguna tarea es muy bueno para la persona, porque se siente útil, miembro de un grupo de trabajo activo, cooperador en la sociedad, aparte que recibe una remuneración con la que hacer frente a sus necesidades. Nuestros mayores, cuando se jubilan sí que entran en una depresión, porque dejan de trabajar y casi son apartados como objetos inútiles que no sirven en la sociedad.

Pero se nos siguen dando mensajes dirigidos a unificar el pensamiento como ¡Qué bueno el fin de semana!, ¡Qué buenas las vacaciones! ¿Entonces el que esté encantado con su trabajo es un lunático? Al que disfruta de su trabajo y le encanta lo que hace, ¿es un loco? La clave está, bajo mi humilde punto de vista, en disfrutar de aquello que hacemos, justo en el momento en el que lo hacemos. Algo que, en general, no efectuamos. Es decir, el lunes estamos pensando en que llegue el viernes y, cuando llega el viernes, estamos pensando que el lunes habrá que trabajar, con lo cual ni disfrutamos del trabajo ni tampoco de las vacaciones. Lo bueno y saludable, por tanto sería disfrutar muchísimo de las vacaciones y del tiempo libre y hacer lo mismo cuando trabajamos, porque en cada una de esas tareas es maravillosa.

Pensemos por tanto en todo aquello bueno que tenemos y disfrutémoslo. Hay muchos refranes que apoyan esta teoría a la que no hacemos mucho caso, tales como “La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse”, “La vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que debe ser experimentada”, “Celebra tu vida antes de que sea demasiado tarde”, “Carpe Diem”, “la vida no consiste en querer tener cosas sino en disfrutar de lo que tenemos” y podríamos llenar mil libros con frases como esta. Lo bueno sería que tomáramos una y le hiciéramos caso.