Etiqueta: tristeza

Cuando las cosas no van bien

No todo es alegría. En la vida también hay momentos para otros sentimientos. ¿Qué hacer cuando aparece la tristeza, el enfado o la melancolía? Desde este espacio, donde valoramos como gran herramienta para ser felices y la positividad como medio para afrontar la vida, hay que reconocer que no todo es de color de rosas. ¿Qué hacemos cuando las cosas no van bien?

ser positivo cuando no toda va bien Seguir leyendo “Cuando las cosas no van bien”

Anuncios

Terminar con la tristeza

Durante este fin de semana escuché una conferencia sobre la tristeza. A simple vista parece una barbaridad que se pueda hablar tanto  (una hora) de un sentimiento tan negativo para las personas. Pero no cabe duda que es una actitud en la que en alguna ocasión nos hemos instalado, así que de lo escuchado y algo más de mi cosecha plantearé como luchar contra la tristeza.

tristeza-jesus-marero Seguir leyendo “Terminar con la tristeza”

El duelo y la Navidad

navidad jesus marreroAlguien cercano a la familia me dijo hace unos días que estas navidades habían de ser tristes. Notaríamos la ausencia de dos personas ya que en los dos últimos meses fallecieron mi madre y mi tía. Ambas vivían juntas en casa de mi madre y, lógicamente, son una ausencia notable. Sinceramente, no me esperaba ninguno de los dos fallecimientos, aunque reconozco que en las personas mayores el tiempo siempre corre en su contra. Conscientes de ello, tenemos la esperanza de un día más, de un un cumpleaños más, de unas navidades más… Esa sensación va alimentando la esperanza y el optimismo para seguir disfrutando de nuestros seres queridos. Sin embargo, no llegaron a estas navidades. Seguir leyendo “El duelo y la Navidad”

Nuestra mente como un teléfono móvil

cerebro movilCada vez estoy más convencido que nuestra mente, nuestra forma de ser, nuestro pensamiento es cambiable, tal como llaman los entendidos, la plasticidad cerebral. Sin embargo, también observo que hay quienes creen que no es así. Es decir, quienes piensan que su vida es un horror, porque les ha tocado esa “lotería” y es imposible cambiarla. Lo peor es que esas personas se suelen enviar “automensajes” que en nada ayudan a mejorar su situación, tales como “siempre me toca a mi”, “esta es mi cruz”, “nada me va salir bien”, “mi vida es un castigo…” y decenas de lindezas por el estilo.  Seguir leyendo “Nuestra mente como un teléfono móvil”

Demasiado preocupados

preocupadosAunque estamos en época en la que para muchos predomina el descanso, da la impresión que andamos demasiado preocupados. A algunos les preocupa lo que se encontrarán a la vuelta del trabajo, a otros que pasará con aquel proyecto que quieren emprender pero que no termina de cuajar. También hay a quien parece que la vida no le sonríe, sino que le llena de preocupaciones. Para colmo de males, las noticias, casi siempre negativas, nos dan motivos para agobiarnos por este maltrecho mundo. Seguir leyendo “Demasiado preocupados”

Ya no es Navidad

termino la navidadCon la misma premura con la que ha desaparecido los adornos navideños y los alumbrados, también se ha ido apagando la sonrisa y felicidad de las personas. Ya no es Navidad y se nota. No hay sonrisas amables, no hay gestos de cariño, no hay alegría. La fiesta ha terminado. Ya no toca ser feliz.

Los detractores de esta fiesta alegan, precisamente, la falsedad de quienes sólo se muestran felices en esta época. Sin embargo, prefiero al menos, unos pocos días felices al año antes que ninguno.  Seguir leyendo “Ya no es Navidad”

Me hubiese gustado permitirme a mí mismo ser más feliz

ser feliz jesús marreroHace unas semanas leí un breve artículo muy interesante escrito por una enfermera de cuidados paliativos, donde recogía los lamentos de las personas en su lecho de muerte. Una de las cosas que se quejaban las personas es el no permitirse ser feliz. La pregunta, entonces, es obvia ¿Qué te lo impidió? La respuesta también es de cajón: “Tu mismo/a”. Pero ¿Cómo es posible?, si yo toda la vida me la he pasada o persiguiendo la felicidad… No puede ser.  Seguir leyendo “Me hubiese gustado permitirme a mí mismo ser más feliz”