Dejar el móvil nos hace más felices

Estamos demasiado enganchados a la tecnología. Cada día pasamos más de dos horas conectados a algún dispositivo digital, lo cual es mucho tiempo. Es probable que la mayor parte de nuestro tiempo de ocio lo invirtamos en estar conectados al móvil. Sin embargo, lejos de proporcionarnos felicidad, el móvil nos hace más dependientes. No propongo que renunciemos a los beneficios de esos dispositivos, sino que no dejemos de hacer otras cosas para estar conectados.

Desconectar algún tiempo al día nos hace más felices
Leer más “Dejar el móvil nos hace más felices”

Hay que cerrar temas

Con frecuencia abrimos muchas ventanas. Como solemos decir por aquí, nos gusta tener muchos calderos al fuego. Empezamos una cosa, seguimos con otra y así sucesivamente. Como se suele decir, somos multitarea. Sin embargo, este modo de trabajo no es nada bueno ni positivo para nosotros porque al final, lo que sucede es que terminamos la jornada o la semana con una sensación de agobio y de no haber terminado nada realmente, sino que todo lo hemos dejado a la mitad.

Debemos terminar una cosa para empezar otra
Leer más “Hay que cerrar temas”

¿Tienes la obligación de cambiar?

Algunas personas quieren que cambiemos. Ocurre con cierta frecuencia en las parejas. Alguien nos atrae y empezamos una relación con el deseo de que cambie aquellas cosas que no nos gustan. Hay quien tiene la terrible manía de pretender cambiarnos, moldearnos, hacernos a su medida, cuando por suerte o por desgracia, los verdaderos cambios nacen únicamente del interior.

No se cambia por imposición
Leer más “¿Tienes la obligación de cambiar?”

Dale más trabajo a quien le falta tiempo

Parece una barbaridad, pero así es. Las personas más ocupadas son las más dispuestas a aceptar algo nuevo. Si quieres que tu proyecto salga, dáselo a alguien que no tenga tiempo y lo hará.

El tiempo lo gestionamos según nuestros intereses
Leer más “Dale más trabajo a quien le falta tiempo”

Mejor te quitas tu

Presencié una escena llamativa hace unos días. Una persona que no veía bien le pide a otra que se quite. Una opción válida, pero que, sinceramente, me sorprendió. Seguramente es una forma de actuar habitual en algunos/as. Pero seguro que mi elección habría sido, moverme yo para buscar un mejor ángulo y poder ver sin dificultad. “Quítate tu, pa ponerme yo” no es una opción válida para vivir en sociedad, ni para nuestra felicidad y paz interior

Hacer trampa, no nos hace felices
Leer más “Mejor te quitas tu”