La respuesta está en el corazón

Escuché esta afirmación hoy mismo y me impresionó. No porque sea una frase bonita, no porque sea algo estupendo que podemos decirle a alguien como respuesta a sus dudas, sino porque alberga un aprendizaje potente que todos/as deberíamos asumir. No se trata sólo de amar más y rumiar menos. No es simplemente ser enamoradizo y pasional. No es dar importancia sólo a las emociones olvidando todo lo demás. Es algo con lo que estoy plenamente de acuerdo: Habitualmente no buscamos las respuestas en nosotros mismos, sino que queremos que todo nos venga dado de fuera. O, también, no nos escuchamos todo lo que deberíamos.

La respuesta está en corazón
Continuar leyendo «La respuesta está en el corazón»

La Ayuda como actitud de vida

Desde muchos ámbitos se nos dice que, como clave para alcanzar la felicidad, hemos de desarrollar alguna actividad de ayuda. Es decir, hacer algo por los demás, desarrollar algún voluntariado, integrarte en alguna ONG en la que ocupes tu tiempo en servicio a los demás es muy bueno para ser más feliz.

Es un hecho probado. Estoy totalmente convencido que así es. Cuando se vive para los demás, cuando se trata de ayudar a otras personas, especialmente desfavorecidas, salimos de nuestro egoísmo, de nuestro deseo de tener más, de tratar de lograr más, para servir al otro/a, lo cual produce una sensación de bienestar tremenda, porque somos una familia humana, nos necesitamos, debemos ayudarnos unos a otros y desarrollar una vida de servicio, nos llena el corazón de alegría y felicidad.

Ayudarnos nos hace más felices
Continuar leyendo «La Ayuda como actitud de vida»

¿Las emociones son razonables?

Hace tiempo que se habla de inteligencia emocional y de las emociones. A través de películas y diferentes situaciones se nos pone de relieve la importancia de gestionar adecuadamente nuestras emociones. Sin embargo, en los ritmos días he estado leyendo y, han llegado por varios canales la necesidad de sobreponer la razón a las emociones como manera de ser feliz. Quienes sostienen esta idea proponen que, si dejamos nuestra vida en mano de lo emocional, podremos parecer un poco marionetas. Vamos a estar con altibajos frecuentes, con cambios de humor constantes y con poca estabilidad porque estaremos en manos de las conocidas emociones básicas (la sorpresa, la tristeza, el desprecio, el miedo, la ira, la alegría y el asco) que, dependiendo a quien sigamos pueden ser desde cuatro hasta siete. Así que las cité todas para no dejar atrás nada.

Emociones ¿Sólo siete? Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com
Continuar leyendo «¿Las emociones son razonables?»

¿Cuándo volveré a ser como antes?

Nunca. Así de sencillo. Nunca. Es más, tratar de ser como antes, nos hace mucho más infelices. Cuando llegamos a la madurez, algunos añoran la juventud. Ahora tenemos responsabilidades, familia, obligaciones y deberes que hacen que la vida sea distinta a cuando estudiábamos y nos divertíamos con pocas responsabilidades. Pero, desde luego añorar esos momentos de juventud no nos conduce a ninguna parte. 

ser positivo volver a ser como antes Continuar leyendo «¿Cuándo volveré a ser como antes?»