Sofalicidad

Cierto. La palabra no existe. Pero la escuché esta semana. Era Safalicidad o algo parecido y de lo que hablaba quien la pronunció era de la felicidad que proporciona tumbarse en el sofá. Más bien, que la felicidad se encuentra en tumbarse en un buen sofá. Es verdad, que no está nada mal, con la vida tan ajetreada que llevamos, que el sofá se un lugar de placer y descanso, pero no debe ser el único. La felicidad, creo, es algo más.

Sigue leyendo “Sofalicidad”

Más fuerte que el dolor

Los dolores no son buenos. Creo que a nadie le gusta el dolor. Especialmente si es un dolor físico, molesto, que nos impide realizar nuestras actividades cotidianas. Sin embargo, debemos ser más fuertes que el dolor. Es más, la propuesta de hoy es ser más fuertes que nuestra dolencia, evitando centrarnos en esa molestia, poniendo nuestra atención en otras cosas que no sea ese dolor.

Más fuerte que el dolor
Sigue leyendo “Más fuerte que el dolor”

¿Por qué nos sucede lo que no queremos?

Espero que no tenga que sentarme cerca de… Espero que no me toque leer en clase, Desearía que no tocara de comer hoy… Y resulta que te toca sentarte junto a esa persona que no quieres, te mandan a leer y cuando llegas a casa tienes el plato que no te gusta. ¿Por qué nos ocurren cosas que no queremos? La respuesta es sencilla: Porque lo pensamos. Porque le damos importancia. Así de sencillo. Por tanto, para evitar lo negativo, deberíamos también borrarlo de nuestra mente.

Sigue leyendo “¿Por qué nos sucede lo que no queremos?”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑