Etiqueta: Redes

Whatsappaferrados

imagesA varios miembros de mi familia se les ha caducado el Whatsapp. La conocida aplicación da un periodo de uso gratuito, pero luego hay que pagar una cantidad cercana al euro por año para seguir utilizándola. Y hemos decidido no pagar ¿Por qué? Sencillamente porque hay otras aplicaciones que hacen lo mismo de forma gratuita. Lo curioso y, por eso esta reflexión, es la oposición e incomprensión con la que se han encontrado entre sus amigos y concisos “wasapeadores”: Pues no lo entiendo, “Si sólo es un euro”, “mira que eres tacaño”, “pues yo lo pagué…” “por un euro no me voy a quedar pobre”… Y así, muchísimos argumentos que dan a entender que no pagar por ese servicio es como estar loco.

Seguir leyendo “Whatsappaferrados”

Anuncios

Lo que menos me gusta del Face

imgresHay quienes detestan las redes sociales. Consideran que no ayudan en la relación social entre personas y que sólo enturbian la vida personal. Reclaman, por tanto, únicamente el cara a cara como forma de comunicación. Siempre he abogado por quedarnos con lo bueno que nos ofrecen las redes sociales  y olvidar lo malo. En estos días he leído un artículo que se titulaba “Razones para cerrar tu cuenta de Facebook en 2014” donde proponían una serie de razones para cancelar tu Facebook.De las razones que exponía el artículo hago mías algunas por las que no me gusta el Facebook, aunque no pienso cerrar la cuenta, porque el face tiene cosas buenas 😉 Seguir leyendo “Lo que menos me gusta del Face”

Cadenas estúpidas que circulan por los servicios de mensajería instantánea

UnknownEs frecuente en las redes sociales recibir envíos masivos. Los hay desde una invitación a una actividad, para pedir protección ante los males, también para saber quien es su mejor amigo y recomendaciones varias. Lo gracioso del caso es que muchas personas las reenvían “por si acaso” ¿y si es verdad? ¿y si pasa? Recuerdo alguna de esas cadenas en mis inicios de los servicios de correo electrónico. También caí en ellas. Especialmente en las que afirmaban que reenviando se conseguía donación de alimentos o conseguir ayudar a un necesitado. Seguir leyendo “Cadenas estúpidas que circulan por los servicios de mensajería instantánea”

Los dinosaurios de hoy, anclados en lo analógico

Cuando era más joven y me enojaba con los mayores porque no me entendían, siempre pensaba que, seguramente a mí me pasaría lo mismo, cuando sea padre. En aquel entonces, de un modo especial, la música era lo que marcaba la diferencia con los progenitores. Ahora, que estoy en situación de padre, veo que la brecha entre generaciones la marca las nuevas tecnologías.tics Seguir leyendo “Los dinosaurios de hoy, anclados en lo analógico”

Cuando te pongo “me gusta…”

20121104-115354.jpgCuanto más observo las redes sociales, me encuentro con cierta personalización, vinculada a tratar de equiparar la red a las relaciones directas y cara a cara, cosa que no tiene nada que ver. Es frecuente encontrar a personas afirmar “yo en mi Facebook no le doy amistad a todo el mundo, porque no quiero que todos vean mis cosas”. Un amigo, hace tiempo lanzaba también, a través de las redes sociales, una afirmación opuesta y que es la realidad de las amistades en la web. “Si lo que buscas es intimidad en la red, cómprate un diario, no abras una cuenta de Facebook. Seguir leyendo “Cuando te pongo “me gusta…””

Incendios, las islas y las redes en llamas

Una vez más, nuestras islas se vuelven a ver afectadas por la terrible desolación de las llamas. Una vez más, miramos hacia nuestros montes con impotencia y desolación pensando si se podría haber evitado, si los medios con los que contamos son suficientes… Es llamativo, no obstante, que los hidroaviones se incorporen a las labores de extinción dos días después de comenzar el fuego, ¿no deberíamos contar con alguno de estos aparatos en nuestras islas? Seguir leyendo “Incendios, las islas y las redes en llamas”

A qué se debe el éxito de las redes sociales

20120714-132130.jpg

La respuesta es muy sencilla. El éxito de las redes se debe a que responden a la necesidad de relacionarse que tenemos las personas. Somos seres sociales por naturaleza y necesitamos estar en contacto con iguales para compartir nuestra forma de pensar, dialogar, intercambiar opiniones. Estamos necesitados de los demás, por eso funcionan las redes sociales.

No obstante, las redes inauguran otra forma de comunicarse. No hablamos sólo con personas conocidas, sino que intercambiamos ideas también con desconocidos o amigos virtuales, siendo capaces de establecer un nuevo modelo de amistad.

Hace años a los que les gustaba el mundo virtual y la informática, se los consideraba como unos extraterrestres incapaces de relacionarse con personas, sino que únicamente se comunican con una maquina. Sin embargo, la actualidad nos dice que los diferentes dispositivos nos ayudan a estar en contacto con personas que conocemos personalmente o no.

Las redes sociales se han convertido en un gran patio de vecinos, donde podemos hablar con personas conocidas o que simplemente hemos visto en la red social. Allí tenemos expuesto nuestro álbum de fotos virtual, contamos algo de los lugares que vemos y visitamos, expresamos nuestras ideas de manera que podemos ser leídos y replicados, podemos comentar las fotos que vemos y un sinfín de posibilidades que algunos critican y otros ensalzan.

El éxito de las redes se debe a esa necesidad básica del ser humano para comunicarse y estar en contacto con los demás. La personas no pueden vivir aisladamente. Nos necesitamos para dialogar, compartir, encontrarnos y expresarnos, aunque, evidentemente, la comunicación virtual no puede, de ninguna manera, sustituir el encuentro personal cara a cara con otra persona.

Hay que valorar y, creo que es maravillosa, la posibilidad que nos ofrecen las relaciones a través de la red, que son fuente de noticias, pensamientos, expresiones, que viajan a una velocidad increíble por el ciberespacio. No cabe ninguna duda que han promovido otra forma de relacionarnos, posibilitando que conozcamos en tiempo real acontecimientos que suceden en cualquier parte del mundo. Pero la relación virtual no puede aislarnos de la realidad, sino que complementa la vida social de las personas. Por eso, las redes sociales tienen asegurada una larga vida puesto que responden a esa necesidad tan básica de las personas consistente en establecer relaciones positivas y satisfactorias entre personas.