Yo creí que tu pensabas

De esta manera suelen empezar algunas conversaciones. Creemos que sabíamos algo y por eso tomamos, en ocasiones, la decisión equivocada. El ser humano es bastante complicado y necesitamos responder a casi todas las situaciones. Por eso, la falta de comunicación nos conduce a “pensar por los demás”, dando lugar a malos entendidos.

20130707-175933.jpg Sigue leyendo “Yo creí que tu pensabas”

La terrible tentación de comparar

Debería empezar diciendo que somos “seres comparativos por excelencia”, lo que sonaría a guasa. Sin embargo, es cierto. Nos pasamos el día comprobando precios, mirando en que lugar está más barata la compra, donde está la oferta. Y, a veces, caemos en la tentación de hacer lo mismo con las personas.

“No eres tan… como tu hermano”, son elogios que a veces se nos escapan sin querer, pero que están bien anclados en nuestro pensamiento. La comparación viene ya en “nuestro sistema operativo”, generalmente  para bien, cuando se trata de rastrear el mejor producto, pero bastante mal cuando se trata de personas. No podemos establecer comparaciones en el caso seres humanos, porque cada uno posee su especificidad, aunque sea mínima que nos hace absolutamente maravillosos y únicos… diferentes. Por eso deberíamos desterrar las etiquetas que no conducen a nada. Sigue leyendo “La terrible tentación de comparar”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑