La respuesta está en el corazón

Escuché esta afirmación hoy mismo y me impresionó. No porque sea una frase bonita, no porque sea algo estupendo que podemos decirle a alguien como respuesta a sus dudas, sino porque alberga un aprendizaje potente que todos/as deberíamos asumir. No se trata sólo de amar más y rumiar menos. No es simplemente ser enamoradizo y pasional. No es dar importancia sólo a las emociones olvidando todo lo demás. Es algo con lo que estoy plenamente de acuerdo: Habitualmente no buscamos las respuestas en nosotros mismos, sino que queremos que todo nos venga dado de fuera. O, también, no nos escuchamos todo lo que deberíamos.

La respuesta está en corazón
Continuar leyendo «La respuesta está en el corazón»

No normalicemos las prisas

Vivimos muy deprisa, no cabe duda. Los días pasan rápido, las semanas y los meses. Ya estamos en Navidad y parece que fue ayer cuando estábamos tumbados en la playa tomando sol. Sin embargo, no quería compartir una reflexión sobre lo rápido que transcurre todo, aunque sea cierto, sino de querer ir más rápido que el tiempo. Me viene todo esto a la cabeza porque escuché decir a una persona que para ver las series más rápidamente, las reproduce a 1,5 de velocidad. Las voces se oyen un poco “apitufadas” pero veo más capítulos.

No normalices las prisas
Continuar leyendo «No normalicemos las prisas»

¿No estamos diseñados para ser felices?

¿No estamos diseñados para ser felices?

De igual manera que existe una tendencia, que me gusta por cierto, hacia la positividad, últimamente encuentro, entre mis lecturas, datos contrarios. Como este articulo que nos propone que no estamos diseñados para ser felices. La propuesta, difundida en the conversation, habla de nuestra construcción genética y física, afirmando que las únicas necesidades del ser humano son la subsistencia y la procreación, el resto es un invento consumista.

¿No estamos diseñados para ser felices?
Continuar leyendo «¿No estamos diseñados para ser felices?»

¿Tienes la obligación de cambiar?

Algunas personas quieren que cambiemos. Ocurre con cierta frecuencia en las parejas. Alguien nos atrae y empezamos una relación con el deseo de que cambie aquellas cosas que no nos gustan. Hay quien tiene la terrible manía de pretender cambiarnos, moldearnos, hacernos a su medida, cuando por suerte o por desgracia, los verdaderos cambios nacen únicamente del interior.

No se cambia por imposición
Continuar leyendo «¿Tienes la obligación de cambiar?»

Quien saluda a los demás es más feliz

No es que lo haya dicho ningún estudio de una universidad famosa, ni que se haya analizado a personas que saluden y otras que no. Simplemente es una impresión personal, por lo que veo en el día a día. Por el trato con los demás, tengo la sensación y convencimiento que aquellas personas que más saludan, que dan alegremente los buenos días, buenas tardes…, luego en el trato personal, son o, al menos a mi me parecen personas más positivas, felices y alegres. Cosa, que tiene sentido, bajo mi humilde opinión, porque no saludar o, lo que es peor, no devolver el saludo, supone hacer un esfuerzo en negativo para no saludar, es evitar o tratar de no ver, saludar, hablar, lo cual, creo nos hace más infelices y negativos/as

Saludar, nos hace más felices
Continuar leyendo «Quien saluda a los demás es más feliz»