Etiqueta: Fluir

El descontrol nos hace más felices

Parece una tontería, pero no lo es. Vivir una vida en la que no tengamos todo atado y bien atado, produce bienestar. La razón es sencilla, si todo está controlado, si tenemos todo pautado, preparado y previsto, vamos a vivir entre el aburrimiento y la rutina. Para evitarlo hay que soltar las riendas a la improvisación y al cambio. No tenemos, ni debemos tenerlo todo controlado.

ser positivo el descontrol nos hace felices Seguir leyendo “El descontrol nos hace más felices”

No llueve al gusto de todos

imageLlegaron las necesarias lluvias y con ellas las protestas y, naturalmente, mi asombro. No comprendo demasiado a las personas que maldicen  por todo lo que no sucede. Da la impresión que hay personas que nada de lo que les ocurre les complace, todo es un problema, la lluvia, el calor, el frío, el tráfico, el tiempo, la primavera, el verano… Todo en general. Indudablemente es una forma negativa de ir por la vida.  Seguir leyendo “No llueve al gusto de todos”

El estrés del cambio de hora 

imgresCada año, el último domingo de octubre y de marzo, cuando hacemos el cambio de hora, algunas personas viven este acontecimiento con cierto estrés. ¿Es una hora más o menos?, ¿Ahora dormimos más que antes?, ¡Mañana seguro que llego tarde a todos sitios!, y encima ahora nuevos horarios de comida y de sueño  ¡me va a costar acostumbrarme! Con todas esas cosas en la cabeza, lo único que hacemos es generar un estrés innecesario que nos impide fluir con la vida y sus diferentes acontecimientos. Si dormimos una hora más, ¡bien! Y si dormimos una menos ¡bien también!  Seguir leyendo “El estrés del cambio de hora “

Fluir como las olas de mar

Hoy estando en la playa, me vino a la memoria un consejo que me dieron unos amigos conocedores del mar, durante un verano, cuando era pequeño. Me dijeron, si alguna vez te vez arrastrado por una corriente en la playa, no desgastes tus energías nadando en contra. Déjate llevar un poco y cuando veas que se detiene la presión, entonces aprovecha y nada hacia la orilla. Fue un consejo muy sabio que en alguna ocasión utilicé con éxito al verme arrastrado por el mar. Seguir leyendo “Fluir como las olas de mar”