Pensar los pensamientos

No podemos dejar la cabeza en blanco. Bueno, algunas personas si lo consiguen durante unos segundos de manera consciente y cuando dormimos que estamos en descanso aunque los procesos vitales siguen su curso. Generalmente en la mayor parte del tiempo nuestra mente trabaja en pensamientos buenos, malos o regulares, pero está todo el tiempo funcionando como una lavadora.

Darle vueltas a las cosas, pensar los pensamientos…
Continuar leyendo «Pensar los pensamientos»

Los recuerdos no son reales

Puede parecer extraño, pero es así. Nuestra mente se adapta a los distintos momentos que vamos viviendo, de modo que lo que recordamos no es tal como creemos, no con total exactitud. Distintos estudios demuestran que nos vamos adaptando a las circunstancias y que, lo que recordamos no es exactamente como pensamos.

Los recuerdos mienten…
Continuar leyendo «Los recuerdos no son reales»

Expectativas 0 Realidad 9

Seguramente las expectativas son el peor enemigo que tenemos. Creer, esperar, considerar que… el “yo creía que…” Las expectativas no son nada buenas. No significa que no tengamos que tener sueños ni aspiraciones, sino más bien esperar cosas que no podemos controlar, que se escapan a nuestras manos. Por tanto, como si fuera un partido de fútbol o de cualquier otro deporte, expectativas 0 – Realidad 9 o más, o que gane por goleada.

Las expectativas casi siempre se quedan en esperas…
Continuar leyendo «Expectativas 0 Realidad 9»

El mundo digital que nos uniforma

Lejos de darnos más voz, pluralidad, diferencia, diversidad, todo el mundo digital nos hace más iguales, nos uniforma. Hay quien valora estos medios porque permite comunicarnos, establecer relaciones, al final nada ha cambiado. Todo sigue igual. Hay muchas variedades, tenemos micro mundos globales en cada comunidad.

La digitalización nos hace más iguales
Continuar leyendo «El mundo digital que nos uniforma»

No somos más felices por tenerlo todo, pero tampoco si nos falta

Escuché esta frase y, como se dice ahora, me voló la cabeza. Ciertamente la felicidad está en el equilibrio, siempre lo he mantenido, los extremos nunca son buenos. Sin embargo surge la duda: ¿Podrá alguien ser feliz si le falta lo que desea? Realmente no, pero tampoco se es feliz sólo por conseguir todo lo que se desea. Entonces, si no es ni una cosa ni otra, ¿Cómo podemos ser más felices?

Tenerlo todo no da la felicidad
Continuar leyendo «No somos más felices por tenerlo todo, pero tampoco si nos falta»