Etiqueta: fe

¿No esperar nada para ser feliz?

Los modelos de felicidad y paz orientales tienen como hilo conductor la reducción o eliminación del deseo. Hay quien opina que parte de nuestra infelicidad reside en tener expectativas que no se cumplen. Sin embargo, en la otra cara de la moneda se sitúan quienes afirman que, para tener éxito, tienes que visualizarlo. Es decir, imaginarte, ver como serás cuando consigas aquello que te propones. Entonces, ¿Quien tiene razón?

ser positivo no esperar nada Seguir leyendo “¿No esperar nada para ser feliz?”

Cuestión de confianza

Cada día efectuamos cientos de gestos de fe y también lo contrario, de desconfianza. Dependiendo del camino que tomemos los resultados cambian. Generalmente creemos que quien nos atiende en cualquier establecimiento está preparado para esa labor, que el profesor, el médico, el policía saben perfectamente cuál es su trabajo.
146566_la-mutua-confianza Seguir leyendo “Cuestión de confianza”

Los jóvenes conscientes de sus creencias

que-pinta-diosEn estos días de evaluaciones, notas, calificaciones… no dejo de sorprenderme con las respuestas de nuestros chicos y chicas. Hay quienes establecen prejuicios sobre su fe, pero,  sin embargo, les veo plenamente conscientes del mundo que les rodea, como son y los intereses que les mueve.

En una de las fichas de evaluación les pedía una reflexión sobre la fe y seguir a Jesucristo. Sus respuestas nos dan una muestra de lo que todos sabemos y, ellos también…  otro capítulo aparte sería tratar de modificarlo. Seguir leyendo “Los jóvenes conscientes de sus creencias”

A veces somos muy desconfiados

20120908-164543.jpg Es cierto que la vida y, a veces las malas experiencias, nos hacen ser desconfiados. Lo que ocurre en la actualidad es que por tanta desconfianza, ya no creemos en nada ni en nadie. Hemos pasado de confiar hasta que suceda algo que nos haga cambiar se opinión, al polo contrario. Somos desconfiados y, si nos demuestran lo contrario, empezamos a confiar.

Generalmente suelo confiar en las personas. Luego cuando esa confianza es traicionada, entonces es el momento de analizar la situación. Pero la sociedad de hoy nos invita a la desconfianza porque hay algunos que se aprovechan de la buena fe de las personas para traicionarles. Cada cierto tiempo se conoce algún timo, estafa o malversación que hace pensar que el hombre, como decía algún filosofo, es un lobo para el hombre. Aunque yo sigo creyendo en su bondad.

Me da la impresión que no hay nadie que sea malo y que practique el mal por naturaleza. Si se da, bajo mi punto de vista, el caso contrario. Hay muchas y muy buenas personas en este mudo. Personas solidarias, gentes que se entregan a los demás, trabajadores y profesionales que dan mucho más de lo que les obliga su empleo. Porque, aunque no lo parezca, hay una tendencia innata a ayudar a tus semejantes, a los de tu misma especie, familia, grupo…

Pero a base de tanto traicionar esa ayuda que muchos han dado gratuitamente, se ha ido generando la desconfianza, creando malestar en las personas. No es positivo ni bueno para nadie acudir a cualquier reunión, compra, encuentro, con desconfianza porque lo único que genera es miedo y muchos otros sentimientos negativos.

Por eso apuesto porque volvamos al principio. A confiar en las personas hasta que se demuestre lo contrario, como dicen en las películas de policías. Todo el mundo es inocente hasta que… La confianza es un sentimiento positivo, mientras que la desconfianza genera sensaciones contrarias. La confianza genera amor, entendimiento, cariño, mientras que la desconfianza genera rencor, odio, enfrentamientos… Apostemos por la confianza al menos hasta que se demuestre…

Candelaria, ¿Folclore o devoción?

20120815-124323.jpg

Ayer fui caminando a Candelaria. Hacia muchos años que no iba. Las últimas experiencias de ese trayecto no fueron muy positivas y me había quedado con mal sabor de boca. Por tanto, había decidido no repetirlo. Sin embargo, como afirma el dicho popular, “lo que no se prepara siempre sale bien”, decidimos la tarde anterior ir caminando a la Villa Mariana e improvisamos un recorrido no muy largo de entre tres y cuatro horas. Una vez llegados a la plaza, el grupo con el que iba se detuvo como fin de trayecto. Al reunirme con ellos, les dije que el recorrido no era completo si no entrábamos a ver a la virgen. Por eso, llegadas estas fechas me surge siempre la pregunta ¿Candelaria es más folclore o devoción? Seguir leyendo “Candelaria, ¿Folclore o devoción?”