Etiqueta: depresión

Nuestra mente como un teléfono móvil

cerebro movilCada vez estoy más convencido que nuestra mente, nuestra forma de ser, nuestro pensamiento es cambiable, tal como llaman los entendidos, la plasticidad cerebral. Sin embargo, también observo que hay quienes creen que no es así. Es decir, quienes piensan que su vida es un horror, porque les ha tocado esa “lotería” y es imposible cambiarla. Lo peor es que esas personas se suelen enviar “automensajes” que en nada ayudan a mejorar su situación, tales como “siempre me toca a mi”, “esta es mi cruz”, “nada me va salir bien”, “mi vida es un castigo…” y decenas de lindezas por el estilo.  Seguir leyendo “Nuestra mente como un teléfono móvil”

Anuncios

Debe ser que algunas personas no pasan por sus vidas

robin wiilamsLa muerte de Robin Williams me ha dejando descolocado. A esta hora de la noche, cuando dan por la tele “El Club de los Poetas Muertos”, supongo que en memoria suya, un filme que evoca la superación, el buscar nuestra mejor versión, del cual me encanta la escena de “Carpe Diem”, no acierto a entender cómo es posible que el actor estuviera sumido en una depresión, tal como aseguran los telediarios. Mi película preferida, no por ello la mejor, es “Patch Adams”, un tremendo largometraje en el que el protagonista, el propio Williams encarna un personaje que es acusado de “extrema felicidad”. Patch Adams, creo, da en la clave de la felicidad y la dicha humana, por eso procuro verla con frecuencia y la recomiendo, porque el protagonista es capaz de superar las mayores adversidades, como el internamiento en un psiquiátrico o la pérdida de un ser querido.  Seguir leyendo “Debe ser que algunas personas no pasan por sus vidas”

Cerrado por vacaciones

cerrado por vacacionesLlegó Agosto, el mes de las vacaciones por excelencia. Medio mundo se para para descansar. En los organismos oficiales casi no hay atención al público, los servicios acortan su jornada y, por si fuera poco, las asistencias sanitarias también se reducen drásticamente. Es curioso ¡en vacaciones no enfermamos! o, como mínimo, enfermamos menos. Lógicamente, no vamos a desperdiciar nuestro periodo de descanso para ir al médico. La idea de “cerrado por vacaciones”, también se ha extendido a la actividad personal y parece que es obligado no hacer absolutamente nada en vacaciones, salvo aquellas cosas que dicta la moda: viajar o acudir a algún lugar de vacaciones, ponerse moreno y estar guapísimos/as. Seguir leyendo “Cerrado por vacaciones”

Demasiado preocupados

preocupadosAunque estamos en época en la que para muchos predomina el descanso, da la impresión que andamos demasiado preocupados. A algunos les preocupa lo que se encontrarán a la vuelta del trabajo, a otros que pasará con aquel proyecto que quieren emprender pero que no termina de cuajar. También hay a quien parece que la vida no le sonríe, sino que le llena de preocupaciones. Para colmo de males, las noticias, casi siempre negativas, nos dan motivos para agobiarnos por este maltrecho mundo. Seguir leyendo “Demasiado preocupados”

No nos dejemos arrastrar por las tardes tristes

Con el cambio de hora comienza verdaderamente el otoño. No importa que la estación entrara oficialmente un mes antes, porque ahora las tardes parecen más tristes. Anochece antes, hay algunas lluvias, el cielo está gris y todo invita a la tristeza. Sin embargo, hemos de descubrir que somos nosotros los que hemos de saber gestionar lo que sucede fuera. Cada cual es capaz de decidir cómo le afectan aquellas cosas que pasan alrededor.

Cada día pasan en nuestro entorno cientos de acontecimientos, pero cada cual es el que decide el modo en el que le afectan. Siempre hemos pensado que no podemos luchar contra una tarde gris y lluviosa, sino que hemos de aceptarla estoicamente y asumir que debemos interiorizar lo que ocurre fuera. No cabe duda que esta actitud no es buena para nosotros.

No podemos cambiar el tiempo, pero sí podemos cambiar la manera en que nos afecta. Es probable que ante una tarde triste, como la de hoy, muchos piensen poco se pueda hacer, pero sí que podemos hacer muchas cosas. Podemos pensar que somos desgraciados por la lluvia o pensar que este líquido es muy bueno para nuestros campos. Podemos pensar que la lluvia nos fastidia el paseo de la tarde o coger el paraguas o el chubasquero y salir de todas formas. Podemos pensar que ahora no da tiempo de hacer nada con estas tardes tan cortas o disfrutar del recogimiento y leer un buen libro en el calor del hogar.  Cada cual elige la respuesta que da a este acontecimiento. Todo son esquemas mentales que podemos ir cambiando con algo de práctica.

Entramos en u periodo, que dicen algunos es proclive a la depresión, por tener menos luz solar, porque salimos menos, porque el beneficioso sol caliente menos. Pero cada día se abre una nueva oportunidad para disfrutar y celebrar la vida. Porque es bastante triste que una tarde o la lluvia sea capaz de controlar mi estado de ánimo. Cada uno es el dueño de sus sentimientos y podemos cambiar, cuando nos plazca, una tarde de lluvia por un rato de risas y de alegría. Eso depende sólo de nosotros. Dejarnos arrastrar por una circunstancia nos hace ser bastante marionetas y frágiles. Así que debemos entrenarnos en ser capaces de cambiar nuestros estados de ánimo, porque sólo cada cual puede y debe elegir como se siente.