Etiqueta: crecer

A todo el mundo…

¿Cuántas veces hemos empezado una frase con esa afirmación? A mucha gente, a todo el mundo le gusta, todos van a ir… son sentencias que utilizamos de manera errónea y frecuente, bien porque queremos apoyar algo que pensamos y dale más valor. Por tanto, generalizar es una manera de impedir nuestro desarrollo y apertura a nuevas posibilidades que se nos brindan cada día.

ser positivo a todo el mundo generalizar Seguir leyendo “A todo el mundo…”

Dejamos de crecer cuando…

aprender jesus marreroUna de las características de la adolescencia es la ruptura con la generación anterior. Es, quizá, una rotura justificada por la necesidad de experimentar, de comprobar por uno mismo el mundo desconocido que se despliega. Sin embargo, esa actitud en lugar de enseñarnos, se convierte en todo lo contrario, y así, dejamos de crecer.
No me refiero a crecer desde el punto de vista biológico, sino más bien al crecimiento como persona. Cuando aprendemos, crecemos. El aprendizaje nos hace más maduros, más grandes interiormente, pero hay personas que se cierran a ese crecimiento, de un modo especial cuando se responde, aunque no sea de manera explícita, «ya eso me lo sé» o  ¿que me vas a enseñar tu, si eres antiguo? Seguir leyendo “Dejamos de crecer cuando…”

Cuando crecemos

Hay algunas personas que se niegan a crecer. Sin embargo, el paso del tiempo es inevitable para todos. Crecer no está mal y, puede ser asumido satisfactoriamente, cuando nuestra vida es plena y no sólo crecemos físicamente, sino también progresamos como personas. La nota negativa de crecer, es que en muchas ocasiones negamos aquello que fuimos, tratamos de borrar del mapa a aquel niño feliz, al adolescente inquieto y emprendedor, dejando que únicamente habite en nosotros un adulto responsable. Seguir leyendo “Cuando crecemos”

Cuando nos hacemos mayores

Siempre me ha preocupado hacerme mayor. No es que me considere un niño, ni tampoco tengo nostalgia por regresar a la infancia. Lo que ocurre es que cuando nos hacemos mayores, en cierto modo, amordazamos a ese niño que llevamos dentro, actuamos para contentar a los otros, hacemos lo políticamente correcto, fingimos, mentimos… con lo que, ese chiquillo que todos llevamos dentro, se va marchitando, cerrándonos al humor, a la intuición, la alegría, la inocencia, dando paso a “mayores aburridos”. Seguir leyendo “Cuando nos hacemos mayores”

Envejeciendo

Nunca me he planteado ser eternamente joven. Tampoco añoro la edad que muchos desean tener siempre, los 15 años. Tampoco trato de evitar la edad que tengo. Sin embargo, hay personas que envejecen más rápido que otras, porque el envejecimiento  no es apariencia física, sino que el envejecimiento más grave es el mental. No tenemos porque cambiar esencialmente cuando pasan los años, debemos madurar, pero no posicionarnos en otro lugar completamente distinto al que ocupábamos cuando teníamos veinte años menos. Seguir leyendo “Envejeciendo”