Etiqueta: cambio

Tu eres el motor del cambio

En cuanto la escuché, me pareció una frase poderosa, de las que deberíamos colgar en la puerta del armario para verla cada mañana. Sin embargo, caigo en la cuenta que para que el motor funcione hace falta combustible, algo de energía eléctrica, un sistema de inyección del combustible, de evacuación de los gases… con todo, un sistema alrededor que lo haga funcionar. Porque ¿qué pasa cuando el entorno del motor no funciona?

ser positivo eres el motor del cambio Seguir leyendo “Tu eres el motor del cambio”

Anuncios

¿Es posible que las personas cambien?

imageLa respuesta es sí. Porque estamos en continuo cambio. No sólo es posible, sino lo más probable que las personas cambien con el tiempo. Otra cosa bien distinta es pretender que otros se adapten a nuestras expectativas. A veces, erróneamente, alguien nos puede prometer cambiar para agradarnos o queremos cambiar a alguien para que sea como nosotros queremos. ¡Tremenda equivocación!  El cambio, si es que se da en la persona, compete únicamente al interesado. Es en singular. Por tanto sí que es posible el cambio profundo, radical, opuesto, definitivo… pero siempre desde el convencimiento individual, casi nunca se produce un cambio duradero bajo la influencia de otros.  Seguir leyendo “¿Es posible que las personas cambien?”

El estrés del cambio de hora 

imgresCada año, el último domingo de octubre y de marzo, cuando hacemos el cambio de hora, algunas personas viven este acontecimiento con cierto estrés. ¿Es una hora más o menos?, ¿Ahora dormimos más que antes?, ¡Mañana seguro que llego tarde a todos sitios!, y encima ahora nuevos horarios de comida y de sueño  ¡me va a costar acostumbrarme! Con todas esas cosas en la cabeza, lo único que hacemos es generar un estrés innecesario que nos impide fluir con la vida y sus diferentes acontecimientos. Si dormimos una hora más, ¡bien! Y si dormimos una menos ¡bien también!  Seguir leyendo “El estrés del cambio de hora “

Yo quiero una persona que…

amor egoista jesus marreroViendo un reality de televisión en el que las personas buscan parejas. Escuché a uno de los participantes decir: “yo quiero una personas que…”, “me gustaría una pareja que…” y así, sucesivamente, el efímero protagonista hacía una serie de peticiones que se asemejaban más a una carta de Reyes Magos o santa Claus que a una verdadera relación sentimental. Seguir leyendo “Yo quiero una persona que…”