Categoría: Reflexiones

Cuando damos las gracias…

Todo un mundo se confabula para crear algo positivo a nuestro alrededor. Cuando mostramos una actitud agradecida como forma de vida, todo cambia. Esa misma situación nos viene de vuelta. La generosidad y el agradecimiento desde el corazón hacen sentirnos bien con nosotros y con los demás, de forma que desarrollamos en el entorno una halo de positividad que contagia a quienes nos rodean.

cuando das las gracias Seguir leyendo “Cuando damos las gracias…”

Anuncios

Necesitamos relaciones de verdad

Nos quejamos de una sociedad líquida. Algunos utilizan este apelativo para una forma de ser que se diluye rápidamente. Nada pertenece, todo es provisional, nada se mantiene, todo es mudable. En medio de esta sensación de provisionalidad, debería imperar el modelo de relaciones de verdad. Me viene a la idea esta cabeza después de escuchar un testimonio de una persona que, en  sus notas de móvil a través de los contactos llevaba un registro de cada cual. Es decir, además, de sus datos de contacto como teléfono y dirección, en un espacio libre ponía informacion de su familia, de sus preocupaciones. ¿Se imaginan hablar con alguien que hace tiempo que no veíamos y que nos recuerda las relaciones y preocupaciones que le contamos hace años? Sería, sinceramente maravilloso.

relaciones de verdad ser positivo Seguir leyendo “Necesitamos relaciones de verdad”

¿no puedo vivir sin ti?

Si buscamos en la red esta frase nos aparecen algunas canciones. No pocos artistas han cantado a los amores y desamores utilizando esta sentencia “No puedo vivir sin ti”. Pero de verdad ¿no puedes vivir sin alguien? Creer que no puedes vivir sin alguna persona es el primer error de cualquier relación. Pensar así, idealiza de tal manera a la otra parte de la pareja que nos anula completamente. Por tanto, la afirmación correcta sería a mi juicio: No puedo vivir si mi.

ser positivio no puedo vivir sin ti Seguir leyendo “¿no puedo vivir sin ti?”

Puedo porque creo que puedo

Es una frase de Carolina Marín, campeona del mundo de Bádminton. Una sentencia, sin duda, motivadora, genial, que deberíamos pegar en algún lado visible en casa. Vi la frase de refilón en un telediario y me cautivó, porque ¿cuántas veces desistimos de cualquier actividad porque pensamos que no podemos? Esa es la clave: podemos conseguir todo aquello que nos propongamos o, más bien, todo aquello que creemos que podemos hacer, tal como dice Carolina.

Seguir leyendo “Puedo porque creo que puedo”

El egoísmo de la infelicidad

Se nos ha vendido la idea que para ser feliz primero debo ser yo, luego yo y para finalizar yo. Probablemente sea una deformación de una propuesta que nos invita a que para ser felices, hemos de tener buena autoestima y estar bien con nosotros/as mismos. Obviamente, nadie puede transmitir ni hallar felicidad si interiormente no se encuentra bien. Sin embargo, desde el punto de vista del consumismo, esta idea se pervierte para invitarnos a ser felices únicamente haciendo lo que nos place: Si te hace feliz algo, cómpratelo, para ser feliz tienes que tener muchas cosas nuevas y modernas, olvidando a los demás, la relación con los otros/as.

ser positivo el egoismo de la infelicidad Seguir leyendo “El egoísmo de la infelicidad”

El arte de amargarse la vida

Parece que algunas personas tienen verdaderas cualidades para amargarse solas. ¡Con lo fácil que es ser felices! Hay personas que están enfadadas con otras, amigos o conocidos que, por alguna situación dejan de hablarse, lo cual genera un estado interior de infelicidad que podemos llamar “amargarse” o “ser un amargado/a”.  Hace más de un año escribía una entrada sobre este aspecto en la que proponía que nadie te puede amargar la vida si no quieres. Sin embargo, hay personas que se complican la vida en su relación con los demás, por rencillas y problemas que acaban amargados. 

ser positivo el arte de amargarse al vida Seguir leyendo “El arte de amargarse la vida”

¿Se acabó lo bueno?

Realmente ¿se acabó lo bueno? Empezar o volver al trabajo, terminar las vacaciones con esa mentalidad no nos ayuda absolutamente en nada. Considerar que los tiempos de descanso, los fines de semana, cuando salimos del trabajo, o las vacaciones, son los mejores momentos es un grave error. Especialmente porque un tercio de nuestra vida lo pasamos generalmente en ese ambiente. Trabajando, estudiando, cosas que, según una errónea creencia social, hemos de odiar.

ser positivo se acabo lo bueno.jpeg Seguir leyendo “¿Se acabó lo bueno?”