Categoría: Reflexiones en la crisis

Robar para comer y otras paradojas de la vida

Hoy observo incrédulo los noticiarios que publican el asalto a supermercados en Andalucía para repartírselo a personas necesitadas. Al tiempo, también leo en diarios locales de hoy, que se están detectando hurtos en pequeños supermercados de Tenerife. Evidentemente, la situación empieza a ser preocupante porque la próxima semana finaliza el periodo en el que se le proporcionaba 400 euros a personas sin recursos.

Sin embargo, el objeto de la reflexión es otro, preguntarme una vez más, ¿cómo es posible conciliar estas situaciones de pobreza con la alegría de quienes viven holgadamente? ¿Cómo conjugar un noticiario donde se habla de estas situaciones de pobreza, con el programa que se emite a continuación en el que se muestran las viviendas de personas ricas?, ¿Es viable ver reportajes de pobreza en nuestro país y a continuación admirar como muchas personas se van de viaje en vacaciones? ¿Dónde queda la solidaridad entre personas?

Hace días, también en televisión, esta vez en un documental, veía como una pequeña manada de jabalíes era atacada por depredadores. Los animales más grandes y rápidos , consiguen escapar. Lógicamente eran más hábiles y rápidos, mientras que las fieras se cebaron con el benjamín del grupo. Como suele ocurrir, son momentos desesperantes. El cachorro trataba de conservar la vida, ante los embates de las fieras. Seguramente en aquellas escenas podíamos ver reflejado el comportamiento de nuestra sociedad actual. Muchas personas lo pasan mal, como el cachorro, mientras los demás están a salvo. El tiempo del ataque se prolonga más de la cuenta, llegando a ser desesperante, hasta que este sentimiento se cambia por sorpresa. Los jabalíes que escaparon fueron a avisar a una enorme manada que acude al rescate del cachorro. Poco a poco, muchos poniendo en juego su vida, consiguen ayudar al pequeño.

Este reportaje ilustra perfectamente la situación actual. Algunos apenas tienen para subsistir, están a punto de quedarse sin ningún ingreso en el caso de suspender la ayuda de los 400 euros y el resto nos vamos, seguimos a nuestro ritmo. No somos capaces, siquiera de organizarnos, como la manada, para ayudar a los que lo necesitan… Me pregunto ¿Dónde queda la solidaridad?

Anuncios

No entendemos ¿Por qué tanto recorte?

Ayer se celebraron en todo el territorio nacional muchas manifestaciones de protesta por los recortes que ha impuesto el gobierno. Nadie, salvo los propios militantes y simpatizantes del Partido Popular, están de acuerdo con las restricciones que se han impuesto ¿Cuál es la razón de esta oposición tan férrea? Seguir leyendo “No entendemos ¿Por qué tanto recorte?”

Le comento, @marianorajoy de dónde se puede recortar en la función pública

Ayer quedé realmente impactado al escuchar las nuevas medidas de recortes anunciadas por el gobierno. La inquietud no está relacionada con una visión egoísta de la situación. Es decir, por pensar cómo me afectarán los recortes. La inquietud aparece al pensar en los más necesitados, en aquellos que trabajan para la administración pública realizando los peores trabajos, peor remunerados y que se quedarán sin paga de Navidad este año. La decisión que ha de adoptar el Consejo de Ministros y que fue presentada ayer, me parecen, como las anteriores de las más injustas que se puede aplicar a la función pública. Por eso me aventuro a dar algunas pistas de los sitios de donde se puede recortar, sin perjudicar tanto a los que peor lo están pasando. En materia de salarios, se puede recortar de dos partidas fundamentalmente. De lo que perciben los políticos y de los que más ganan dentro de la función pública. Seguir leyendo “Le comento, @marianorajoy de dónde se puede recortar en la función pública”

El problema sigue estando en el actual modelo consumista-egoísta

Hoy nos volvemos a despertar con un puñado de malas noticias sobre la crisis económicas. Entre tanto el gobierno sigue dando palos de ciego tratando de poner parches a una situación que no se soluciona con volver a llenar de dinero los bolsillos de algunos. Lo que realmente hace falta es un cambio de mentalidad y de estructuras que, desde que estalló esta crisis, no se ha producido y, por lo visto, no tiene visos de que se vaya a producir.

Seguir leyendo “El problema sigue estando en el actual modelo consumista-egoísta”

Contener la respiración

La negatividad en las noticias que nos ofrecen cada día los diarios no cesa. Hace algunas semanas comentaba que los periódicos y noticiarios deberían venderse junto con algún fármaco antidepresivo ante la situación que vivimos. Hoy, sin ir más lejos algunos periódicos abren con informaciones económicas: “Habrá más recortes” la austeridad, “por sí sola”, no es la solución a la crisis. En otro diario, “Las familias pagarán por la acogida escolar temprana”, “El turismo apenas logra reducir el paro en canarias”, subidas de precios del agua, combustibles… Dan ganas de contener la respiración y esperar que todo esto pase, como quien se zambulle en el agua. Seguir leyendo “Contener la respiración”

Todo sigue igual un año después del 15M

Cuando se cumple el primer aniversario del movimiento 15M, una gran iniciativa que trata de decir ¡basta ya! a la clase dirigente, caigo en la cuenta de muchas cosas. En primer lugar, que el movimiento ha servido de bastante poco, puesto que se celebraron elecciones y nadie ha cambiado su forma de pensar y de hacer política, tampoco las minorías tomaron cuotas de poder como se pretendía.. La segunda cuestión, no menos importante, es que ante la situación que estamos viviendo, siempre somos los ciudadanos de a pie los que pagamos los platos rotos, llevando a cabo  manifestaciones equivocadas. Seguir leyendo “Todo sigue igual un año después del 15M”

Revoluciones económicas

 

En las últimas décadas se han producido cambios muy acelerados provocando una forma distinta de pensar y de actuar. En estos días me ha venido a la cabeza como hemos cambiado en nuestra forma de entender la actividad comercial. Recuerdo que para poder comprar mi primer coche tuve que reunir una cantidad suficiente de entrada que equivalía al 20% de su valor. Era lo normal en aquel momento. Siempre que se iba a realizar una compra financiada, era casi una obligación por parte quien nos atendía formular la pregunta ¿cuánto va dar de entrada? No se concebía la financiación al 100%, era necesario un ahorro previo, sin el cual era imposible acceder a un vehículo, una vivienda o cualquier financiación a largo plazo. Seguir leyendo “Revoluciones económicas”