Somos lo que queremos

Que guapa soy es una peli en la que la protagonista, después de golpearse la cabeza, se ve como siempre ha soñado: guapa. Nosotros somos un poco así: somos como nos vemos ¿Cómo te ves, como te sientes? Tal como pienses que eres, así serás. Si te ves guapa o guapo, seguramente así serás. Si, por el contrario consideras que eres un desastre, tu apariencia y vida será así.

Tal como te sientes, así serás

La visualización de nuestra vida tiene aspectos positivos y, lógicamente, también negativos. Precisamente lo negativo tiene que ver con crearnos una falsa imagen de nosotros/as. También la posibilidad de crearnos falsas expectativas. Sin embargo, me parece que debiéramos potenciar el vernos y sentirnos bien. Especialmente, no tiene ningún sentido considerarnos menos o peores en función de nuestra apariencia, porque cada cual es único/a maravilloso/a e insustituible. Cualquier intento de ser peores que… necesita de una comparación que, como ya sabemos, siempre son odiosas.

Nadie nos obliga a sentirnos más feos/as o peores que… porque ¿quién dicta los cánones de belleza? ¿Por qué no podemos ser guapos/as para nosotros mismos? Lo ideal, por tanto es, especialmente, sentirnos bien con uno/a mismo/a. El resto no tiene tiene la menor importancia. Casi siempre que pensamos en la belleza, es en comparación con otras personas. Por tanto, no debiéramos compararnos, como ya dije.

El problema es, por desgracia, que vivimos hacia afuera. Hacia la apariencia, hacia el exterior. Debemos vestir adecuadamente, usar ropas de moda, lucir un cuerpo esbelto, pero precisamente, tal como probablemente, nos quería enseñar la película, lo ideal es pensar en nuestro interior, en cómo estamos por dentro. Es lo realmente valioso e importante. Así, si nos sentimos bien, si interiormente estamos saludables y bien, no tendremos ninguna necesidad de ir aparentando nada con nuestro físico porque la belleza que brota del interior nos hace que seamos bellos/as por fuera.

Tengo la sensación que la belleza de dietas y gimnasio no es demasiado real. Es un poco plástica, superflua, como una especie de color añadido o una pieza externa que desentona. Sin embargo, cuando hay belleza interior, tanto si el exterior acompaña como si no es así, seremos inmensamente guapos/as. ¿No les ha sucedido que, entablan conversación con una persona guapa exteriormente, pero enseguida percibimos que por dentro está vacía? También, en el caso contrario, cuando hablamos con alguien de muchísimos temas, con confianza y nos contagia una belleza interior maravillosa. Indudablemente es porque la belleza nace del interior.

Así, por tanto, si queremos estar bien, si queremos estar bien, sólo hemos de proponérnoslo, tal como nos relataba la película. Esa belleza era una sensación profunda, interior, a raíz de sentirnos bien desde dentro. Trabajemos, por tanto, la interioridad y seremos mucho más felices y guapos/as.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: