Dejar de hacer cosas que valoramos

Normalmente esperamos a que suceda algo extraordinario para valorar lo realmente importante. Cuando sufrimos una ruptura, al despedirnos de alguien o cuando se nos estropea el móvil o el electrodoméstico que tanto usamos, todo se nos viene abajo. Por eso hay quien invita a “ayunar” de esas cosas necesarias para valorarlas antes de perderlas.

ser positivo dejar de hacer cosas que valoras

Hay quien monta en cólera porque se le ha estropeado el coche, porque no le funciona el móvil y corremos apresuradamente a repararlo. No cabe duda que nos hemos acostumbrado a un montón de artilugios que “hacen la vida más fácil”, pero que pasaría si ayunamos de esas cosas “imprescindibles”. Hay una propuesta interesante que circula desde hace días y que nos invita a dejar conscientemente cosas que necesitamos. Tiene su gracia la cosa, porque ¿cómo voy a dejar el móvil un día o de usar el coche que tanto me hace falta? La respuesta es muy sencilla, los ayunos, bien realizados, son bastante positivos e interesantes.

En primer lugar, dejar conscientemente algo que usamos, como el móvil, por ejemplo, nos fortalece interiormente. Nos da autoestima y capacidad para recordar que somos más fuertes que ese artilugio. Tomar la decisión libre y consciente de dejar el coche o cualquier otra actividad diaria, nos fortalece y nos hace más grandes y fuertes porque nos hace comprender que somos mucho más que algo material y que no dependemos de nada ni de nadie.

Por otro lado, nos hace ver que controlamos nuestra vida. No somos marionetas que estamos sometidos a la tecnología o los artefactos. La persona es mucho más que cualquier aparato o utensilio que nos hace la vida mejor. No ser dependiente nos hace mejores, valientes y sabedores de que tenemos el control de nuestra existencia y no está en manos de otros.

Además, nos hace valorar lo que es realmente importante: El ser humano. Resulta que, muy frecuentemente, medimos a las personas por lo que tienen, por sus estudios, por si llevan la última tecnología, si tienen el coche más lujoso. Pero la persona es lo fundamental. A lo largo de la historia hemos tenido mejores y peores cosas, han ocurrido cientos de batallas y problemas, pero lo que ha permanecido siempre es la persona: hombres y mujeres, todo lo demás ha sido accesorio.

El ascetismo ha existido siempre. Algunas personas cansadas de la sociedad se han retirado a lugares lejanos para vivir consigo mismos y con su fe. Desean encontrarse consigo mismos, llegando a ser sabios al no tener que estar atados a determinadas circunstancias… ¿te atreves a ayunar de cosas necesarias de las que puedes prescindir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s