¿Qué da la felicidad?

Son muchos los estudios que han tratado de responder a esta pregunta tan controvertida. Sin embargo, no existe una respuestas única. Es más, probablemente puedan existir tantas respuestas diferentes como personas existen en el mundo, puesto que lo que a mí me hace feliz no le sirve a otro. Recientemente se hablaba del dinero como fuente de felicidad y un estudio analizaba con detalle la cantidad de dinero necesario para ser feliz. Lo que está claro y, parece más claro cada día que tener cosas: dinero, propiedades, bienestar material no es sinónimo de felicidad. 

ser positivo la felicidad

Probablemente la felicidad se escape a la ciencia. Puede ser algo similar a la fe o el amor que no puede ser analizado ni medido –siempre me ha extrañado mucho el estudio para determinar a la persona más feliz del mundo– ¿Con qué aparatos se mide la felicidad? ¿En qué sistema se mide? ¿en cantidad de sonrisas, con la alegría, por el rostro, por lo que cada cual dice?

Aunque poco se sabe de esas mediciones y tampoco se sabe mucho de cómo conseguir la felicidad: aunque no hay una fórmula exacta, sí que hay un acuerdo sobre lo que no da la felicidad. El dinero no garantiza la felicidad. Tener propiedades o bienestar material no da felicidad, son aspectos más emocionales o espirituales los que proporcionan esa felicidad y dicha interior.

Muchos son los que proponen que si se tiene dinero, no se compren cosas, sino momentos, experiencias, porque esas sí que son fuente de felicidad. De nada me sirve tener una casa maravillosa, lujosa y espectacular si no la puedo compartir con nadie. De nada me sirve tener un vehículo increíble si está encerrado en el garaje. De poco vale tener y tener si no lo comparto con nadie. Porque precisamente un enemigo claro de la felicidad es la avaricia y el egoísmo.

La famosa fuente de felicidad de la que muchos hablan en estos tiempos y que se vincula a países del norte de Europa, tiene su origen en compartir momentos con personas, crear unos ambientes especiales en el hogar junto a personas queridas, disfrutar de aquello que hacemos. La felicidad nada tiene que ver con lo material, ni las posesiones, cosa que han tenido clara desde nuestros antepasados ¿Qué te vas a llevar cuando no estés aquí? Pues esas cosas son las que nos pueden proporcionar la felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s