Como ser feliz

Mucho se ha hablado esta semana de la felicidad. La razón es que el pasado lunes, a propuesta de la ONU, celebrábamos el día mundial de la felicidad . Muchos artículos, análisis y debates se han publicado sobre este tema. Obviamente, podemos leer a los partidarios y detractores, ya que la felicidad es algo subjetivo y difícil de medir de igual manera. Se publicaron la lista de países más felices, el ranking de lugares felices. Sin embargo, al mirar esas listas me sorprende y admira los rostros de felicidad en personas de países que no tienen un índice de bienestar como el nuestro. Entonces ¿Cómo ser feliz? ¿Quién es el más feliz?

ser positivo ser feliz

Una de las cosas de las que más se ha hablado durante esta semana es de los países más felices del mundo. Lo más curioso, a mi parecer, son los datos en los que se basan los países para medir la felicidad: Producto Interior Bruto, Sensación de libertad, Nivel de corrupción, Generosidad, Esperanza de Vida y Apoyo Social. Según estos datos los países más felices del mundo están ubicados en el norte de Europa. Los ya conocidos de Islandia, Noruega y Dinamarca a los que suman Estados Unidos, Australia, como los lugares más felices del planeta ¿pero de verdad son esos los lugares más felices?

Personalmente, considero que mi nivel de felicidad no me lo da el Producto Interior Bruto (PIB). Entre otras cosas, porque no se lo que es, ni como me afecta. Sé que es un dato económico de los para comparar un país con otro en el ámbito de la economía. También sé que los países con un buen PIB son ricos y los que tienen poco o bajo PIB son pobres. Pero, tal como proponía anteriormente, me sorprende y me gusta ver a los habitantes de países empobrecidos con una cara de felicidad que ya quisieran muchos para sí. No tienen nada, apenas para comer y vivir pero su nivel de felicidad es alto por lo que muestran esas imágenes.

El refrán dice no es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita. Por eso, probablemente la felicidad me da la impresión que poco tiene que ver con el PIB. Me cuesta creer que países de tan al norte como Islandia, Dinamarca y Noruega tengan los mayores índices de felicidad. Las pocas horas de luz, el frío, me invitan a pensar que debe ser terrible un invierno en esos lugares, ¿Cómo son felices entonces?

Creo que comparar y establecer lugares felices no es significativo, sino más bien un titular que vende mucho o es muy visitado. Nada más. La felicidad es personal. Tratar de comparar la felicidad de un niño jugando en un charco en un país empobrecido de África no tiene nada que ver con la felicidad de un niño de igual edad jugando a la video-consola. Los dos son felices. Sin embargo, desde nuestra óptica consumista afirmamos que el niño africano no es feliz porque no juega frente a un televisor. Insisto por tanto, la felicidad es subjetiva y no puede ser comparable de un país a otro. ¿por el hecho de que un país haya sido expoliado y sus habitantes vivan de la agricultura significa que son infelices? Estoy convencido que no. Dentro de la comunidad habrá personas que son felices y otros que, como ocurre aquí, viven amargados.

¿Cómo ser feliz?

Esa es la gran pregunta. Creo que tiene que ver mucho con indicadores personales:

Aceptación de la realidad: Me parece fundamental aceptar lo que tenemos. Es para mí, una de las claves. Si no soy capaz de valorar mi entorno como mío, aunque pueda transformarlo, por que no me gusta. Pero para ser feliz he de aceptar mi realidad. Si estoy queriendo ser como el vecino que tiene un gran coche o como el famoso que lleva una vida de lujo es imposible que sea feliz. Eso no significa que no pueda querer mejorar mi nivel de vida, cambiando o haciendo lo que esté en mi mano para prosperar. Pero siempre desde la aceptación de mi realidad.

Disfrutar del presente: No puedes vivir amargado/a por lo que pasó ni excesivamente preocupado por el futuro. Para ser feliz hemos de vivir en el hoy. Existe un pasaje evangélico en el que Jesús les dice a sus amigos: “no se preocupen por lo que van a comer o beber, no se preocupen por el vestido… acaso las aves siembran o hilan y ellas se alimentan…” Me parece maravilloso. Nosotros andamos demasiado preocupados por lo que vamos a hacer mañana y con una carga demasiado grande por el pasado. Liberémonos de esas ataduras. Disfrutemos de este día que el pasado está pisado y el mañana ya llegará.

La salud: Una persona que no goza de buena salud, tiene su felicidad mermada porque, aunque queramos liberarnos de esa carga, en esas situaciones no sabemos muy bien como reaccionamos. Puede que, ante la enfermedad nos volvamos optimistas y con ganas de luchar o todo lo contrario, depresivos y con dificultad para salir de ella. Por tanto tener una buena salud es otro aspecto fundamental.

La Espiritualidad: Es algo que “la modernidad” nos ha querido quitar de encima. No está bien visto ser religioso, practicar una religión o, simplemente, dedicar tiempo a meditar. La sociedad impone de alguna manera que hemos de vivir muy rápido, no pensar, comprar, correr hacia los viernes, las vacaciones, tener algo importante y nada más. Sin embargo, el conocernos, el meditar, pasar tiempo con nosotros mismos es vital. Nos ayuda a conocernos y profundizar en nuestro yo más íntimo para saber qué nos hacer felices y promoverlo siempre que se pueda.

Es una decisión personal: No tiene nada que ver con las circunstancias sino con una decisión personal de cada cual. Yo deseo ser feliz y por tanto, cada día intento serlo. Sin embargo, si pienso que cualquiera puede fastidiarme el día, difícilmente llegaré a conseguir esa felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s