El sonido de la felicidad

20121223-113625.jpg

Con este titular abrió un informativo la información relacionada con la lotería de Navidad mientras se escuchaba a los niños de san Ildefonso cantando los números y sus receptivos premios. Parece un mensaje simple, pero viene a reflejar aquel viejo dicho que, contado de otra forma, sería “el dinero da la felicidad”. Cosa que, evidentemente, sabemos que no es cierta. Porque la gran mayoría tenemos dinero razonablemente. Es decir, tenemos para vestirnos, comer, donde vivir. Y sin embargo, no vemos a personas que son radicalmente felices. Es más, todos conocemos a alguien que en algún momento ha resultado agraciado por algún sorteo ¿ha encontrado de esa forma la felicidad? ¿Son ahora más felices que antes?

El problema radica en cada día recibimos muchos mensajes erróneos como el del informativo que nos hacen buscar la felicidad en el lugar equivocado. Así, algunas personas se pasan toda la vida pensando que cuando ganen un poco más de dinero serán más felices. Creen que cuando cobren la paga extra todo será mejor, o cuando terminen un trabajo importante y lo cobre, todo cambiara, incluso, como creían algunos: ¡si me toca la lotería…! Y así se nos va la vida, buscando de un lugar para otro, como nómadas, sin encontrar lo que buscamos.

Leí hace muchos años un cuento, del que aprendí mucho y nunca he olvidado. Decía que Dios cuando creó a las personas quiso poner la felicidad en un lugar donde no fuera sencillo de encontrar, para que tuviéramos que hacer un esfuerzo para ser felices. La puso en La Luna pero alli llegamos, luego en el fondo del mar, pero también se alcanzó este lugar. Así que después de pensarlo mucho decidió esconderla en el lugar más difícil, donde raramente buscaríamos. En el interior de cada uno. Y así lo hizo. Desde entonces muchos buscan la felicidad en cosas materiales, en la posesión de cosas materiales y así nos va. Somos felices a ratitos, cuando nos sacamos la lotería, cuando tenemos un coche nuevo, cuando tenemos el móvil ultimo modelo, con la televisión interactiva… Pero al tiempo, como nos acostumbramos a esos juguetes nuevos, dejan de complacernos y vuelve la infelicidad.

Busca, por tanto la felicidad dentro de ti. En aquellas cosas que son verdaderamente importantes. Los sentimientos, la espiritualidad, la fe… Hallarás así la plenitud personal. Deja de creer en el sonido de la felicidad, porque la felicidad está en ti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s