>Las cosas inevitables

>Vimos durante los días de verano como muchos adinerados pasan sus vacaciones en lugares exóticos. Botellas de champán carísimas, reservados que cuestan en una sala de fiesta lo que una persona normal gana en un año, habitaciones de hotel que cuestan una noche lo que vale un coche normal. Casas de veraneo, que seguramente jamás pisaré, en los lugares más bonitos del mundo. Parece, una vez más que el dinero puede darnos todo aquello que deseamos. [leer entrada completa]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s